El jordano que pudo salir del pozo

Publicado en Relatos por el 13 noviembre, 2018 0 Comentarios

No podía imaginar que su vida profesional, dedicada a la compraventa de maquinaria para camiones, que le proporcionaba una posición saneada y le permitía viajar a distintos países, sobre todo del mundo árabe, se rompería de forma abrupta como consecuencia de aquel inesperado accidente de trabajo.

De familia acomodada, Mosa Mohd Gazawi, nacido en Kuwait hace 40 años, pero quien se define a sí mismo como “jordano-palestino”, había llegado a España hace quince años y su conocimiento de la lengua árabe le permitió colocarse en la empresa Hisparus Global Trading, donde se encargaba de comprar maquinaria y recambios para camiones.

Relatos Comisión Prestaciones Especiales

Fue precisamente al proceder a descargar una maquinaria en Vigo hace seis años cuando sintió que una parte de su cuerpo se había resentido para siempre. El tendón de su pierna había sido seccionado de cuajo por el afilado metal de aquella máquina. “Al principio no sentía dolor, pero luego la pierna comenzó a hincharse. Me pusieron varias escayolas, pero la hinchazón a veces rompía las más ligeras. Además, tenía que cambiar de zapatillas varias veces al día y fueron muchas las noches que pasé en vela”.

Ante la gravedad de la lesión, Mosa tuvo que ser trasladado a Madrid para ser operado en la Clínica La Luz, donde comenzó su proceso para rehabilitarse y conseguir la declaración de incapacidad permanente total para su profesión habitual, pero el juicio se demoró cuatro años y estuvo casi dos sin percibir siquiera la prestación por desempleo.

“No podía pagar el alquiler y se me ha ido acumulando una deuda que ahora intento ir saldando poco a poco. El casero se ha portado bien y no me ha echado de la casa. Pero la pierna todavía aún sigue hinchándose y no puedo pasar demasiado tiempo de pie porque me faltan las fuerzas. Afortunadamente, la gente no me hace muchas preguntas”.

Pudo conseguir, a través de la Comisión de Prestaciones Especiales, dos ayudas: una para pagar el alquiler de su vivienda y otra para responder a préstamos anteriores al accidente. Por su parte, los asistentes sociales de Ibermutuamur aconsejaron a Mosa seguir algunos de los cursos de readaptación profesional disponibles.

“Hice dos cursos, uno de informática y otro de atención al cliente, que me ayudaron a salir del pozo en el que me encontraba. Aquello me salvó, me permitió que saliera de mi encierro y pude hacer contactos y amigos. Con alguno de ellos mantengo todavía una buena relación a través de whatsapp”, explica.

No deja de elogiar la ayuda que recibió por parte del equipo de asistentes sociales de Ibermutuamur, en especial de Toñi, aunque también recuerda con agradecimiento el apoyo que le dieron Carlos y Carmen, los profesores encargados de la capacitación de recursos personales para la búsqueda de empleo.

Gracias a sus indicaciones, Mosa pudo lograr algo que ya veía impensable: volver a realizar una actividad laboral. “Pude conseguir un puesto en una empresa de limpieza aquí en Madrid, que afortunadamente me pilla cerca de donde vivo, en Rivas. A través de ella, trabajo entre tres y seis horas diarias, pero no las hago nunca de forma seguida ni cojo mucho peso”.

Mosa se siente ahora activo y mira el futuro con mayor optimismo. “Aunque sigo teniendo la deuda de la casa y hay noches que continúo sin dormir adecuadamente, creo que la ayuda recibida por Ibermutuamur ha sido muy positiva, especialmente en la sede central, donde me escuchaban, algo que para mí era de gran importancia”.

Está conviviendo con una mujer desde hace ya una década, aunque no tiene hijos. Sabe que todavía le queda por delante un difícil camino, pero al menos ha sido capaz de ver una salida y de aprovechar las oportunidades que le ofreció Ibermutuamur para dejar atrás tiempos de oscuridad y descubrir que un desgraciado accidente de trabajo no tiene por qué representar necesariamente el final de la vida laboral.

Etiqueta: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *