Un técnico de telecomunicaciones pone en marcha un obrador de pan y repostería familiar tras reconocérsele una incapacidad permanente total

Publicado en Autónomos, Relatos, Trabajadores por el 27 septiembre, 2016 0 Comentarios

Comisión de Prestaciones Especiales de IbermutuamurJorge Sánchez, madrileño de 40 años, es la tercera persona que recibe una ayuda económica de apoyo a emprendedores, que la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur facilita a trabajadores mutualistas con incapacidad permanente total para favorecer el autoempleo. Gracias a estas ayudas, otros dos trabajadores a los que tras un accidente grave se les reconoció una incapacidad permanente total para los trabajos que desarrollaban, han puesto también en marcha sendos proyectos: el primero una peluquería y la segunda una envasadora de embutido y carne fresca.

Jorge Sánchez trabajaba como instalador de telecomunicaciones hasta que, en septiembre de 2013, un accidente laboral de tráfico le causó secuelas tan importantes que le fue reconocida una incapacidad permanente total para volver a su puesto de trabajo. Fue entonces cuando Jorge y su esposa Marian vieron la oportunidad de llevar a cabo la idea que llevaban tiempo pensando: poner un negocio familiar en el que trabajaran los dos.

“Ya teníamos la idea de poner nuestro propio negocio antes de que yo tuviera el accidente, pero nos faltaba dinero para poderlo hacer”, explica Jorge, quien añade que era su mujer la que estaba más animada a emprender porque “trabajaba en un restaurante y el trabajo le exigía muchas horas, por lo que no podía conciliarlo bien con nuestra vida, puesto que tenemos dos niñas pequeñas”.

Sin embargo, tras el accidente de Jorge y reconocérsele la incapacidad permanente total para ejercer de nuevo su trabajo, el departamento de Trabajo Social de Ibermutuamur, que había estado pendiente de su caso desde el comienzo de su rehabilitación, le comentó la posibilidad de a las ayudas económicas para el autoempleo de emprendedores que la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur articula para la reinserción laboral de los trabajadores accidentados.

Gracias a esta ayuda, de 6.552 euros, más lo que Jorge y su mujer tenían ahorrado, pudieron hacer realidad su sueño de emprender su propio negocio y en septiembre de 2015 inauguraron un obrador. Esta ayuda concedida por la Comisión de Prestaciones Especiales les cubría un año de alquiler del local y una obra que tenían que realizar para ampliar la puerta de atrás del negocio.

Pan y repostería ecológica

En su obrador fabrican pan y repostería, y está ubicado en el barrio de Aluche, en el que vive Jorge con su familia. “Yo quería tener mi trabajo en mi barrio para estar cerca de mi casa, el colegio de mis hijas y el centro donde realizo la rehabilitación para tenerlo todo cerca y organizarme mejor el tiempo”, explica Jorge.

Su negocio está abierto al público, aunque en su mayoría, sus clientes son restaurantes y tiendas especializadas que les encargan diariamente sus productos. “Damos un servicio muy ajustado a las necesidades de cada cliente”, dice Jorge.

El “Obrador 180”, que así se llama el negocio de Jorge y Marian, trabaja con productos ecológicos de primera calidad y está abierto al público de lunes a viernes de 09:00 a 17:00 en invierno y de 09: 00 a 15:00 en verano.

Jorge explica que tiene dolores crónicos y, aunque está acostumbrado a vivir con ellos, tener su propio negocio le permite llevarlo mejor, porque si se nota cansado o con muchos dolores, puede parar su actividad.

“Nunca había trabajado por cuenta propia y hemos hecho el proyecto como queríamos mi mujer y yo”, cuenta Jorge, quien añade: “Lo vivo con mucha ilusión, seguridad y ganas de tirar para adelante”.

De momento, el negocio marcha bien y Jorge se plantea incluso contratar a otra persona que les ayude por las mañana a partir de septiembre, cuando aumenta el volumen de trabajo.

Sobre Ibermutuamur, Jorge considera que el trabajo del departamento de Trabajo Social es “increíble”. Asegura que le asombró la rapidez con que se le concedió la ayuda y le ayudaron a emprender su negocio y el hecho de que alguien le ofreciera una ayuda.

Además de las ayudas económicas para emprendedores, la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur gestiona otros dos tipos de programas para el autoempleo y el reciclaje profesional de los trabajadores accidentados: por un lado, las aulas para la reorientación profesional, que permiten a los trabajadores adquirir conocimientos en informática básica o avanzada y desarrollo de competencias sociales y recursos personales para la búsqueda de empleo; y, por otro lado, los planes individuales de formación, diseñados con el trabajador accidentado para lograr su reinserción en el mercado laboral. En total, se han destinado 66.427 euros a estos programas en el primer semestre de 2016.

 

Etiqueta: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *