De electricista a auxiliar de enfermería

Publicado en Autónomos, Relatos, Trabajadores por el 14 octubre, 2016 1 Comentario

Los programas de readaptación profesional de Ibermutuamur son una herramienta fundamental que permite a los trabajadores que no pueden continuar desarrollando su profesión debido a las secuelas de un accidente laboral, encontrar una nueva vía de acceso al mercado de trabajo. Es el caso de Vasyl Balanetskyy, oficial electricista de profesión, que tuvo que replantearse su futuro profesional tras un accidente de trabajo.

Comisión de prestaciones especiales de Ibermutuamur

Vasyl Balanetskyy, trabajaba como oficial electricista cuando en diciembre de 2010 tuvo un accidente laboral en el que se rompió la rodilla. Tras una operación y un largo proceso de rehabilitación, la Seguridad Social le concedió la Incapacidad Parcial Permanente, debido a las secuelas producidas por el accidente.
Según explica Vasyl, tras el accidente, su pierna “mejoró mucho en Ibermutuamur” donde recibió sesiones de rehabilitación durante cuatro meses, aproximadamente, pero a pesar de dichas mejoras, no podía mantener la estabilidad, lo que le impedía, y le impide, trabajar sobre un andamio, un requisito imprescindible para desarrollar su profesión.

Ante esta situación y sin posibilidad de volver a dedicarse al trabajo que llevaba realizando toda una vida, Vasyl se vio obligado a reorientar su carrera profesional, una labor en la que contó con el asesoramiento de una trabajadora social de Ibermutuamur, que le propuso un Itinerario Personalizado de Inserción.
En primer lugar, solicitó la ayuda de la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur, para mejorar su nivel de español con la realización de un curso de español para extranjeros, un idioma que junto con el polaco, el portugués, el ruso y el ucraniano es ya uno de los cinco que habla con fluidez.

Una vez dominado el idioma, y de nuevo con la ayuda de la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur, que también se ocupó del pago de su alquiler durante los meses que estuvo formándose, Vasyl realizó un curso de Auxiliar de Enfermería y Auxiliar de Enfermería en Quirófano, ya que contaba con formación y experiencia como enfermero militar, tal y como él mismo explica: “mucho tiempo atrás, cuando hice el servicio militar obligatorio en mi país, Ucrania, hice cursos de enfermero militar allí, durante 8 meses”. Esta experiencia resultó clave a la hora de reorientar su futuro profesional.

Tras el aprendizaje teórico, llegaron los tres meses de prácticas en el Hospital Beata María Ana (también conocido como Hospital de La Beata), donde tanto el equipo médico como el de enfermería del Hospital no sólo dan una gran valoración de su trabajo sino que además recomiendan a Vasyl como muy trabajador, puntual y motivado. Vasyl, cuya perseverancia, esfuerzo y capacidad de trabajo ha sido reconocido tanto por sus compañeros como por todos los profesionales que han contribuido a su formación, recuerda este periodo como la mejor parte de su aprendizaje, ya que le permitió conocer de cerca los aspectos más positivos de su nueva profesión, una especialidad que le gusta porque, según afirma “puedo ayudar a otras gentes”.

En la actualidad, transcurrida la etapa formativa, Vasyl tiene muy claro su objetivo “lo que quiero es trabajar, nada más, a ser posible de lo que he estudiado, y si pudiera elegir, me decantaría por el sitio en el que ofrecieran un trabajo más estable”, un objetivo aparentemente sencillo para una persona con su trayectoria y su capacidad de esfuerzo, pero cuyo alcance se está viendo dificultado por la situación económica que atraviesa el país.

Etiqueta: , ,

Comentarios (1)

Trackback URL | Newsletter de los comentarios

  1. Pau dice:

    Es un cambio curioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *